JERICOACOARA, calles cubiertas de arena y playas infinitas

Jericoacoara
Foto: Jericoacoara, Ceará. Gentileza de Embratur

Jericoacoara, ya popularmente conocida por Jeri, e un lugar fuera de lo común, que coloca en jaque la lógica de la vida urbana y del tiempo. Las calles están cubiertas de arena y las playas se extienden por kilómetros, exactamente como Dios creó, sin interferencias visuales de edificios, antenas u otras estructuras que destruyen el paisaje natural.

Las calles están cubiertas de arena y las playas se extienden por kilómetros, exactamente como Dios creó

Localizada en el extremo norte de Ceará, a 300 km de Fortaleza, está cerca de la línea del Equador e inmersa en el Polígono de la Seca, lo que, en este caso, significa una gran ventaja, pues proporciona un clima asoleado todo el año. Pero las ventajas de su localización no terminan ahí. Por estar ubicada en una península, Jericoacoara tiene mar tanto por el este como por el oeste, lo que lo vuelve uno de los pocos lugares de Brasil continental donde es posible ver la puesta de sol y la luna en el mar.

Jericoacoara
Foto: Jericoacoara, Ceará. Gentileza de Embratur

La puerta de entrada de Jericoacoara es Fortaleza, la capital de Ceará, donde está localizado el Aeropuerto Internacional Pinto Martins, que recibe vuelos de todo Brasil, Europa y Estados Unidos. El acesso, que hasta poco tiempo atrás era un gran obstáculo al desarrollo turístico, actualmente está más simplificado (a pesar de que aún hay un trecho de 28 km que cruza el Parque Nacional de Jericoacoara, sin asfalto) con varias opciones de servicio de transporte. Las empresas de receptivo garantizan el transporte en vans y vehículos con tracción. Otras opciones son los buses de líneas regulares, con conexión para el trecho no asfaltado en jardineras, con salida a partir de la sede del municipio de Jijoca de Jericoacoara. Para quien prefiere ir en vehículo propio o arrendado, el ideal es que estos tengan tracción y que el conductor tenga experiencia en dirección off-road. Vehículos convencionales están sujetos a factores climáticos, como lluvia y vientos, corriendo riesgos. También existe la opción de helicóptero, más rápida y cómoda, pero con un costo alto.

Jericoacoara
Foto: Jericoacoara, Ceará. Gentileza de Embratur

El turismo en Jericoacoara

La actividad turística en la región se inició de forma incipiente en los años 80, como un destino de “paz y amor”, buscado por personas de espíritu hippie, en busca de libertad y contemplación. En esta época, Jericoacoara era apenas una villa de pescadores, sin ninguna estructura de hospedaje, energia eléctrica y de difícil acceso.

Jericoacoara
Foto: Jericoacoara, Ceará. Gentileza de Embratur

A lo largo de los últimos 20 años, el destino se fue estructurando, por iniciativa de los propios nativos y de los nuevos habitantes – brasileños y extranjeros – que crearon negocios e invirtieron en el pueblo. El principal atractivo de Jericoacoara es el conjunto de su paisaje exuberante – la dimensión de las dunas y el diseño de sus playas – y de la diversidad cultural creada a partir de la integración de las características de los pescadores nativos y de los brasileños de otras regiones del País y de extranjeros de varias partes del mundo.
En Jeri, todo tiene un toque slow y relajado, lo que da la sensación de estar en un lugar fuera del tiempo. Más eso no quiere decir que el visitante sea privado del encanto, de la comodidad y de la buena atención. Muy por el contrario. El sector de hospedaje progresó mucho.

Jericoacoara
Foto: Jericoacoara, Ceará. Gentileza de Embratur

Fuente: Ministerio de Turismo de Brasil